Las claves para organizar correctamente tu mochila antes de una salida a la montaña

16 jul. 2019

¿Cómo saber que mochila es la más adecuada? ¿Qué material no debe faltar? ¿Cómo debemos repartir la carga dentro de la mochila? 

Siempre que tengamos previsto hacer largas caminatas por la montaña, es importante prestar mucha atención al material imprescindible que tendremos que llevar, como el calzado, la ropa más adecuada en función de la meteorología, pero también a nuestra mochila y cómo repartiremos toda la carga en su interior.

Y es que, aunque a primera vista pueda parecer imposible llevar sobre la espalda todo lo que necesitaremos para estar fuera una semana o diez días sin que supere los 10 o 12 kilos de peso, realmente podemos conseguirlo. Solo tendremos que asegurarnos de llevar lo imprescindible y de organizar todo dentro de la mochila correctamente.

¿Qué material debo llevar en la mochila?

Por mucho que nos cueste tendremos que dejar a un lado los 'por si acaso', porque en la mochila tendremos que limitarnos únicamente a incluir todo aquello absolutamente necesario y sin excedernos. Siempre tendremos que tener en cuenta el tipo de salida, los días que vayamos a estar fuera de casa, donde vayamos a pasar la noche por si necesitaremos llevar esterilla, saco, tienda de campaña, etc; el tipo de terreno y por supuesto las condiciones meteorológicas. Todo esto condicionará nuestro equipaje.

¿Cómo elegir la mochila adecuada?

En función de los días que vayamos a estar fuera y la cantidad de material que necesitemos llevar, necesitaremos una mochila de más o menos capacidad:

De 10 o menos litros: para actividades livianas de unas horas, en las que vayamos a necesitar poco material. Su diseño compacto ofrece el espacio necesario para solo cosas esenciales.

Entre 10 y 30 litros: para hacer senderismo, ciclismo de montaña o correr largas distancias. Este tipo de mochilas tienen capacidad para llevar algo más de ropa, comida y equipo para excursiones de un día.

De 30 a 40 litros: Este tipo de mochilas son perfectas para viajes en los que vayamos a pasar entre 1 y 4 noches fuera con poco equipo, por ejemplo en la temporada estival. En ellas tendrás espacio suficiente para guardar comida, ropa e incluso algunos extras como una cámara o un libro.

Mochila entre 40 y 65 litros: Están destinadas para travesías de varios días (entre 3 y 5 noches).

Mochilas de más de 65 litros: Si vas a afrontar un viaje de más de 5 días y necesitas llevar bastante material contigo esta es, sin duda, la mejor opción. Pero aún así no olvides que cuanto más grande, más pesada será durante la caminata y eso complicará el viaje.

¿Cómo distribuir la carga dentro de la mochila?

Parte superior: objetos poco pesados o que necesites tener más a mano (GPS, el botiquín, el móvil, la documentación...). Esto ayudará a que cada vez que los necesites no tengas que deshacer toda la mochila para encontrarlos.

Parte media más cercana a la espalda: Aquí colocaremos el material más pesado como la comida, linternas, cacerolas... Pero ningún objeto que sea punzante ya que este estaría en contacto con nuestra espalda.

Parte media exterior: En esta zona irá el material algo más ligero pero voluminoso.

Parte inferior: En esta zona colocaremos aquellos objetos más grandes y blandos que menos vayamos a utilizar durante la marcha.

Es muy importante que toda esta carga se encuentre bien distribuida y que de izquierda a derecha la mochila pese lo mismo, para evitar que al caminar pueda llegar a desequilibrarnos para un lado.

Material imprescindible

Ropa adecuada: camiseta de manga corta transpirable, camiseta térmica, pantalón corto, pantalón largo, forro polar, cortavientos o plumas si fuera necesario (en función de las condiciones meteorológicas).

Material técnico: Bastones de trekking, cantimplora, bolsa de agua o termo, comida (la cantidad tendrá que estar calculada en función del número de días), navaja multiusos, protección solar, gafas de sol, guantes, frontal, GPS o mapa, móvil con batería cargada, papel higiénico, botiquín, documentación y bolsa de plástico para ropa sucia, objetos húmedos o para recoger la basura que generemos.

Material básico para pernoctar: Esterilla aislante o autohinchable, saco de dormir, saco sábana, funda de vivac (si no llevamos tienda de campaña), manta térmica de supervivencia, almohada hinchable, toalla de micro-fibra (de secado rápido), chanclas, hornillo y bombona de gas (si no vamos a comer en un refugio), mechero, artículos de higiene básicos.


4767
24